RIE | En todos los rincones de una clase se aprende, si cabe más en los de parvularia
40069
post-template-default,single,single-post,postid-40069,single-format-standard,ajax_leftright,page_not_loaded,,qode-theme-ver-6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

En todos los rincones de una clase se aprende, si cabe más en los de parvularia

17 Oct En todos los rincones de una clase se aprende, si cabe más en los de parvularia

RIE continúa trabajando con la comunidad educativa de Guadalupe (El Salvador), en este caso con los alumnos más jóvenes. Cinco son los rincones de parvularia en donde la Red Internacional de Educación está colaborando en su renovación didáctica.

La parvularia del Cantón Los Melendez es una escuelita con varios salones, una sola maestra-directora, grados integrados y espacios verdes de recreo donde crecen frutales. La parvularia del Cantón San Benito está integrada en una escuela de educación básica, hay una maestra para niños y niñas de diferentes edades y les gusta disfrutar de los columpios de hierro que comparten con “los mayores”. En el cantón San Emigdio, los dos salones de parvularia también están incluidos en la escuela de básica, hay una maestra por cada grupo de edad y alrededor de cincuenta niños y niñas.

Por su parte, la parvularia Profesora Buenaventura del Matal está en en el centro de Guadalupe, hay 6 salones de clase en cada uno de ellos de 25 a 30 niños/as, un centro de computo un sólo columpio y poco espacio para correr. Por último, las parvularias del municipio de Guadalupe son bien distintas, pero tienen en común que todas las maestras que trabajan en ellas han apostado por renovar los espacios y empezar a incorporar la metodología de rincones de aprendizaje.

Tras asistir a capacitaciones y con el apoyo por parte de las voluntarias de RIE, las maestras han decidido intentar trabajar con esta metodología que da mayor libertad al alumnado y facilita experiencias de aprendizaje más significativo.

“Estamos muy contentas de que las maestras hayan perdido el miedo a la novedad, y que quieran probar a trabajar de otra manera. Y también es una alegría ver con que facilidad los niños y niñas se adaptan a los renovados espacios” comenta Esther. La distribución de sillas y mesas ha sido modificada, y agrupado materiales por áreas de aprendizaje. En algunos salones de clase no hay muchos recursos o están muy viejos, pero se han construido, junto a las familias, algunos recursos didácticos, con material reciclado, de gran utilidad para el aula. “Quizá se pueda echar en falta materiales o libros adaptados a la edad y no deteriorados, aunque el mejor recurso que hay que fomentar es la creatividad. Y estas maestras son bien creativas” nos cuenta Lauren.

Se pueden necesitar cosas en los salones de las parvularias de Guadalupe, lo que no falta en las maestras de esta etapa son las ganas por dar pasos hacia la renovación educativa.

No hay comentarios

El formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies